Seguidores

lunes, 21 de noviembre de 2011

Nuevo One Shoot: Destino Subterraneo 7.0


Hello, guys!! Y aquí estoy yo, subiendo otro One Shoot. Este no lo idee yo, si no que fue Omer Barrios, un chico que conocí mediante su hermano, Alessandro. El dibuja manga, y se le ocurrió la idea de hacer una historia con el manga, pero cuando su hermano le mostró "El Chico Sin Nombre", le gusto tanto que decidió preguntarme a mi si podía escribir la historia mientras el dibujaba. Yo acepte, y aquí estoy!! Debo admitir que eso fue como en febrero, solo que a mi se me perdió la hoja donde lo empecé a escribir... En fin, aquí se los traigo... Disfrutenlo!!

****************


-Apurate, que nos van a dejar aqui! - Me dijo Paul.

-Esperate, falta un detalle... - Respondi. Estabamos en el salon de biologia, dibujando al profesor de esa materia con unos tacones rojos, unos pantalones morados, su habitual chaleco oscuro de cachemir, un gigantesco bolso rojo y un enorme sombrero de flores blancas y rojas.

-Carlos, son las 12:55! Tenemos que irnos o nos van a cerrar! - Siguio Paul.

-Entonces vete, yo te alcanzo despues - Empuje a mi amigo bruscamente fuera del salon, el se acomodo el uniforme y murmuro algo muy parecido a "Maldito cretino", y termino de salir. El dibujo estaba casi listo, pero le aregue mas detalles, como unos pechos mas grandes que los de Pamela Anderson. Cuando estuve totalmente seguro de que el dibujo estaba terminado, baje. Por supuesto, la reja estaba cerrada, y me di cuenta de que eran la 1:10. Saque mi siempre presente navaja suiza e intente abrir el candado, pero fui inutil. "Mierda", pense. Pero, despues de pensarlo mejor, estaba solo en el liceo, no podia desaprovechar la oportunidad...

 Empece a revisar todos los salones, imaginando todo lo que podria hacer... Tinta en los filtros, pica-pica en los ventiladores, iguanas en los casilleros... En eso estaba cuando escuche una melodia suave y dulce que venia de uno de los salones... Del salon de musica. Entre, y habia toda clase de instrumentos que en mis 6 años estudiando ahi nunca habia visto. Habia un gran piano blanco en una esquina, y una chica estaba sentada frente a el, tocandolo. Era de pelo castaño liso, morena y baja, como de 1.55, y tenia los ojos marrones claros, pero le faltaban algo...

-Que tenemos aqui? Una rata de biblioteca, eh? - Pregunte en tono burlon.

-Solo estoy practicando para mi recital, ya que no tengo piano en mi casa - Responde ella, evasiva.

-Hace como 30 minutos que terminaron las clases, sabes?

-Como te dije, estoy practicando. Ahora, si me permites... - Dijo, y siguio tocando sin mirarme. Decidi acercarme, solo por ocio.

-No tienes partitura - Observe.

-Me sorprende que sepas como se llama.

-No respondiste a mi pregunta.

-Eso no fue una pregunta. Pero si te sirve de algo, soy ciega, idiota.

-Ya lo sabia - Conteste a la defensiva -. Nunca te habia visto antes.

-Yo tampoco te habia visto antes.

-Si, que graciosa - Dije sarcasticamente -. Eres nueva?

-Este es mi primer dia. Mi anterior escuela la cerraron - Despues de una pausa, agrego -. Soy Erika.

-No te pregunte. Pero soy Carlos. Espera, estas en primer año?

-Pues si.

-Que, estas amargada, lerda?

-Y crees que no tengo razon? Necesito practicar esto, el recital es la semana que viene, y un tukky viene a fastidiarme la existencia.

-Esta bien, pues, me voy entonces... Pero una ultima pregunta: Por que eres ciega? - Erika me caia mal, pero como dicen, la curiosidad mato al gato.

-Si te digo, me dejaras en paz? - Pregunto con fastidio.

-Sipi - Asenti, sabiendo que eso no pasaria.

 Ella dio un suspiro -No lo se con exactitud.

-Es decir... Tu nunca has visto nada!! Que horrible! - Exclame.

-Normal - Se encogio de hombros -.Como dices, nunca he visto nada, asi que no lo extraño. No me tienes que tener lastima.

-Y tan lindos ojos que tienes... - Dije sin pensar.

 Ella solto una carcajada - Si, supongo, todos dicen que tengo los ojos de mi padre, pero yo no tengo ni idea.

-Y... Cuentame de ti... Como ha sido tu vida?

-Es un cuento un poco largo, no crees?

-Tengo todo el tiempo del mundo, creeme. Este colegio ya no es mi jefe.

 Se encogio de hombros de nuevo - No puede hacer mucho daño... Bueno, he pasado toda la vida de colegio en colegio, a veces me cambian a mitad de ano, y lo mas que he durado han sido dos anos en el mismo colegio. Asi que he aprendido a no aferrarme a las cosas, porque un momento ahi estan, y en el otro no tanto. Solo tengo una mejor amiga, es con la unica que he podido mantener el contacto y seguir saliendo. Si, ya se que pensaras que mi vida es triste y aburrida, pero no lo es. Viajo mucho, conozco sitios maravillosos y a gente increible. Escucho todo tipo de musica, toco 6 instrumentos... La verdad, me gusta!

-Bien por ti, pues - En ese momentos, tenia unas ganas de besar a esa chica, como nunca las habia tenido antes. Pero me iba a aguantar, pues lo mas que podia esperar de ella era una patada en las bolas.

*******************

-Entonces, me vas a dejar en paz? - Pregunto Erika.

-Nah, eres entretenida - Le respondi, medio en broma medio en verdad.

 Ella inclino la cabeza como mirando hacia el cielo y murmuro "Por que??" - De verdad no tienes nada mejor que hacer?

-No, nada. La reja esta cerrada, y solo digamos que no me queda mucho tiempo en esta escuela. Pero aun no entiendo como es que no sabes por que no puedes ver.

-Tan tapado eres? Te explico: Nunca he tenido mucho dinero, lo necesario para comer, vestirme y algo mas, asi que no me puedo permitir consultas con medicos caros, y no me han hecho buenos diagnosticos. Hay varias teorias, asi que ya no creo en ninguna.

-Y dime, como vas con los novios? - Dije para sguir sacandole tema. Sabia que me contestaria con algo ironico y sarcastico. Pero no. Esa respuesta nunca llego.

 Porque comenzo un temblor, que no venia precisamente de mi celular. Venia de toda la sala, de la tierra. Si, era un terremoto. Uno muy fuerte.

 Mire a Erika con los ojos muy abiertos, en una especie de shock, y luego cai en la cuenta de lo que de verdad estaba pasando. Me lance hacia ella y la arrastre hacia hacia debajo de un escritorio que habia ahi. Los instrumentos se caian y se rompian; los violonchellos, contrabajos, una tuba... Debajo del escritorio estabamos relativamente a salvo. Pero recorde una cosa: Estabamos en el 1er piso. Debiamos bajar, o esto se derrumbaria en cualquier momento, y nosotros con el. Le di una mirada a Erika, estaba totalmente desorientada, y de cierta forma me sentia importante porque su unica forma de salvarse era confiar en mi. Me rei internamente por eso, que suerte la de ella. Pero habia algo que no me permitia dejarla ahi indefensa. La cargue, suerte era baja y delgada y no pesaba mucho. Me di cuenta de que habia esperado  mucho tiempo para salir cuando el techo se agrieto gravemente y los trozos se empezaron a caer al suelo. Yo me devolvi, con Erika en los brazos, a debajo del escritorio. Del techo primero se cayeron trozos completos, luego mas grandes hasta que por fin no quedo nada entre el cielo y nosotros. Estabamos enterrados bajo un monton de escombros, y no podiamos salir. En primer lugar, decidi hacer lo mas facil: Llamar por telefono al 911. Con dificultad, saque mi celular del bolsillo y marque.
-Cual es su emegencia? - Pregunto el operador.
-Hay un terremoto muy fuerte, por si no se ha dado cuenta, y estoy atrapado con mi amiga invidente en el 1er piso del colegio "Nuestra Señora de Chiquinquira". Mi nombre es Carlos.
-Ok señor Carlos, enviaremos una unidad de bomberos lo mas rapido posible, mientras tanto mantenga la calma y ubiquense bajo u... - Corte la llamada, yo sabia que hacer, el problema era que ese sitio se iba a ir abajo cuando fuera.
-Tranquila Erika, ya los bomberos vienen - Dije para tranquilizarla, pero sabia que se iban a tardar un poco. Nunca llegaban a tiempo.
-Si, ojala... - Respondio debilmente. Estaba al borde de las lagrimas, solo me podia imaginar su impotencia en esta situacion; no tener idea de lo que pasa, pero sin embargo saber que es muy malo.
 Yo le pasaba los dedos por el pelo, una y otra vez, de forma calmante. Era suave y brillante, y olia a jasmin y grosellas.
 El tiempo pasaba, no sabia si eran minutos o horas, y me daba miedo revisar la hora en mi celular. Erika se habia quedado medio dormida en mi regazo, y yo no podia quedarme tranquilo. Ambos estabamos sucios de polvo, y nos costaba respirar por la espesura del aire. Pero luego, me empece a sofocar, y me di cuenta de que posiblemente se estaba acabando el oxigeno. El espacio era bastante reducido, y estabamos encerrados. Pense que podiamos salir si hacia un esfuerzo por quitar las rocas a nuestro alrededor. Habia dejado de temblar por fin, asi que en ese aspecto ya estabamos a salvo. Yo desperte a Erika.
-Hey... Debemos salir de aqui, el oxigeno se acaba. Si nos quedamos, moriremos asfixiados.
-Si, tienes razon. Pero no puedo quitar las piedras - Respondio. Se veia tan asustada.
-No importa, para eso estoy yo. Saldremos de aqui.
-Eso espero, no quiero morir aqui.
 Yo empece a quitar la piedras. Intente quitar las grandes, pero no pude pues pesaban mucho. Asi que fui quitando las pequeñas y las grandes las empuje hacia atras. Resulto, y al cabo de unos 10 minutos habia un agujero por el cual podia pasar. Me levante, sali, y me agache para levantar a Erika. Pense en que la podria llevar hasta la escalera y esperar abajo a los bomberos,  y luego...
 Todo ese plan se fue a la basura cuando recorde que haciamos ahi todavia. La reja estaba cerrada. No podiamos bajar las escaleras. Yo maldije para mis adentros. Decidi que seria mejor si me tiraba por el balcon y buscaba las llaves, que desde que tenia memoria estaban en la puerta de la direccion, que estaba abajo.
-Erika, voy a bajar un momento a buscar las llaves de la reja, y subire por ti. Quedate aqui, estas a salvo en tanto no se caiga esto. Ya vuelvo - Le dije, dejandola en el piso apresuradamente.
 Ella me tomo por el cuello de mi chemise - No me dejes, no me quiero quedar sola - Sus ojos estaban humedos.
-Me voy a tirar, no lo puedo hacer contigo encima, asi que no te preocupes, ya vuelvo - Le dije tranquilizadoramente.
-Hey, con respecto a lo de mis novios... Nunca he tenido uno - Me dijo.
-Y por que me lo dices ahora?
-Tu preguntaste...
-Bueno, anotate uno -  Le di un beso en la mejilla, y ella se sonrojo y sonrio - Ya vuelvo.
 No mire hacia atras por miedo a quedarme con ella, asi que me pase para el lado de afuera de la baranda, y apoye los pies en el borde. No tenia idea de cuanto tiempo llevaba el terremoto, pero era bastante. Fue mucho mas dificil de lo que siempre era, pero no importaba, tenia que encontrar esa llave para salvar a Erika. Me agache, tome fuertemente las barras de hierro y deje caer los pies y el resto del cuerpo, asi me quede colgando. Luego, me deje caer, como siempre lo hacia. El impacto fue fuerte, pero no tanto porque ya lo habia hecho varias veces y habia casi perfeccionado la tecnica de flexionar las piernas al caer. Fui corriendo hacia la oficina de direccion, y por supuesto, las llaves estaban ahi colgadas. Las tome, y fui hacia la reja. El camino era algo largo, pero me apresure lo mas que pude. Me dolian las rodillas y los tobillos de la caida, aparte de que estaba un poco mareado, pero debia seguir. Por Erika. Fui probando las llaves una por una, y al fin se abrio cuando senti que era la ultima llave. Pero... Ya era muy tarde.
 Hubo una replica, tambien bastante fuerte, aunque no debia serlo tanto como el anterior. Con terror, vi lo que pasaba: El primer piso se estaba derrumbando. Por completo. En mis oidos, todo se quedo en silencio, excepto por un sonido: Erika, aterrada, gritando mi nombre. El grito se callo de repente, y me imagine por que. Yo me dirigi a la nube de polvo que estaba donde se habia desplomado el piso, y me adentre en los escombros. Sentia las rocas filosas cortando mi piel, algunas superficialmente y otras mas profundas. Pero tampoco importaba.
 Al fin llegue a donde estaba el cuerpo de Erika. No veia movimiento alguno en ella. Pero me acerque, y la toque. Tenia que haber algo que yo pudiera hacer para salvarla, tenia que haber algo...
 A lo lejos, oi unas sirenas... Si, las de los bomberos. Un poco tarde, no?? Cargue a Erika en brazos y sali del revoltijo de polvo, tierra y rocas. Sali para ir al encuentro con los bomberos, y ellos en seguida la tomaron y la pusieron en la ambulancia.
-Por favor, si hay alguna posibilidad de que se salve... Intentenlo - Suplique con las ultimas fuerzas que me quedaban. Luego de eso, mi mundo se puso de cabeza, senti el piso rugoso en mi mejilla y palmas, y todo se oscurecio.

**********************

(Perspectiva de Erika)
 Sentia que estaba a punto de irme, mi hermanito me esperaba del otro lado de un puente... Pero no podia ser, el se habia muerto hacia 3 años. Seguro era un sueño, uno que se sentia muy real. Pero si era solo un sueño, no haria ningun daño cruzar el puente y saludar a mi hermanito. Empece a cruzar lentamente, cada vez era mas dificil avanzar, pero lo hacia. Estaba avanzando hacia el otro lado del puente. De repente, era como si hubiera aparecido una barrera que me impidio seguir avanzando, me congele en el lugar que estaba, y luego todo, el puente, la neblina, el otro lado y mi hermanito se hiceron añicos a mi alrededor. No abri los ojos, pero empezaba a ser conciente de lo que estaba en mi entorno: Hacia algo de frio y habia un fuerte olor a desinfectante y alcohol; estaba acostada en una cama, toque las sabanas, y la fina bata que tenia sobre mi... Si, posiblemente un hospital. Pero que hacia en un hospital? Lo ultimo que recordaba era estar practicando para mi recital de piano. Habia llegado un chico... Carlos. Hablamos un rato, y luego... Un terremoto. Con razon estaba en el hospital, algo debia haberme pasado.
 Posiblemente vieron algun indicio de movimiento en mi, ya que me llamaron por mi nombre - Erika? Estas despierta? - Pregunto Carlos. Que hacia ahi? No pense que se hubiera preocupado lo suficiente por mi.
-Si - Respondi en un susurro, me di cuenta -. Que paso? Que me paso?
 Oi el suspiro que dio - Hubo un terremoto bastante fuerte, dicen que fue de 7.0, como a las 2 de la tarde. La reja para bajar estaba cerrada, asi que te deje en el primer piso y yo me tire por la baranda, a buscar la llave. Pero cuando pude abrir la reja era demasiado tarde, ya el primer piso se habia desplomado, y tu con el. Llegaron los bomberos y te trajeron en la ambulancia, pero segun yo recuerdo, tu no te movias.
-Y cuanto tiempo he estado aqui? - Sentia que habia estado acostada por un buen tiempo, tenia todos los musculos agarrotados por la falta de uso.
-Una semana - Respondio -. Pensamos que no despertarias, tus latidos eran muy debiles.
-Y has estado toda la semana aqui? Y la escuela?
-Recuerdas que te dije que ese colegio ya no era mi jefe, y que me quedaba poco tiempo? Es que me expulsaron. Hice algo muuuuuuy divertido... Pero a la directora no le parecio bonito. Asi que, ese era mi ultimo dia. Y no tenia nada mejor que hacer. Oye, no te molestan esas vendas?
-Cuales vendas? - Cuando cai en la cuenta, me di cuenta de que mis ojos estaban cubiertos por, efectivamente, unas vendas -. No las habia notado, en realidad. Me las quitas?
 Oi cuando su silla rechino al levantarse, y dio una risa. Tan estupida me veia con esa bata de hospital? De repente me dio verguenza, pues yo no conocia a ese chico, y me estaba viendo en lo que posiblemente era casi transparente. Solo sabia que era muy fina porque el frio me calaba hasta los huesos. El se acerco, y empezo a desenrrollar los vendajes. Mi piel cosquilleaba cuando el me tocaba pues yo, con tanto frio que tenia, me calentaba su piel. Descubri que me encantaba cuando me tocaba. Al fin termino de quitarme las vendas, y note que la iluminacion de la habitacion era tenue. Era lo unico que podia percibir: Oscuridad, claridad, y siluetas. No lo veia todo negro, ni todo blanco, eso era basura. Abri los ojos para ver donde estaba Carlos, y me di cuenta de que estaba justo al lado de mi.
 Estaba justo al lado de mi, con sus jeanes negros, camisa de manga corta a rayas negras y azules, su pelo de color castaño, labios gruesos y ojos entre marron y verdes. Lo sabia porque lo estaba viendo. Lo que mas resaltaba en el era su gran sonrisa.
-Puedo ver!!! - Grite. De verdad podia ver. Asi que esto era ver. De lo que me perdia...
-Eso me esperaba! Cuando ingresaste a la clinica, hable con un medico oftalmologo amigo de mi padre, y le pedi que te hiciera un examen, por supuesto le dije que eras ciega. El acepto, y te reviso mientras estabas dormida. Dijo que tenias la cornea opaca, se produce por un efecto genetico. No es tan poco comun que alguien nazca con eso, pero la tuya estaba muy opaca, casi no permitia el paso de luz. La operacion no era tan sencilla, pero lo podia intentar. Asi que decidi que no habia nada que perder...
-Tu decidiste? Donde estaban mis padres? - No sabia por que me enfadaba eso. El no tenia ningun derecho sobre mi.
-Bueno, si, yo lo consulte con ellos antes, da igual. Pero yo hable con el doctor y pague la operacion...
-Que pagaste que?? Por que te procupas tanto por mi y te das tantas molestias?? No era necesario, aparte, no tengo como devolverte el dinero.
-No te molestes, fue un regalo. Mi familia es bien acomodada. Y con respecto a ti... Tecnicamente, porque no tengo mas nada que hacer. Pero en verdad, considero que vales la pena. Una chica como tu, que quiere hacer algo con su vida, y quizas algun dia ser la mejor pianista invidente que haya pisado la faz de la tierra... Me conmoviste. Y debia hacer algo por ti por lo que paso en la escuela, el terremoto y todo eso... No me podia quedar de brazos cruzados. Asi que, el doctor te hizo una queratoplastia, es decir, un trasplante de cornea. Y, ya ves los resultados - Oh, si que los veia. Todo era hermoso, los detalles de las cortinas, Carlos, la madera tallada de la cabecera de la cama, Carlos... Intente sentarme, pero me dolio todo de repente. Mire mi cuerpo, y estaba llena de vendajes y yesos. Mierda. Solo pude estirar mi mano, el entenderia. Me tendio su mano, y entrelazo sus dedos con los mios.
-Ya no me dara pena salir salir contigo, niña - Me dijo dulcemente, pero sin perder su tono burlon.
-Y quien dice que ibamos a salir? - Le pregunte, pero las mariposas en mi estomago eran indomables.
-Lo digo yo - Se acerco y me beso.
 Ya se imaginaran el resto de mi historia.

 Se agradecen todo tipo de comentarios, tanto sobre la historia como sobre los dibujos :)

4 comentarios:

*Withney* dijo...

OOOOH!
pero que hermoso!!! jajaja debo admitir que al principio me quedé cmo ¿enserio? pero que le pasa a ese tipo! y luego me sentí mejor :D jajajaj lo del terremoto fue asi como wow¡ y te juro que pensé que se moria! pero me has dado un excelente final y me siento feliz. Gracias por levantarme los animos, lo necesitaba!
jajaj un beso guapa! sigue asi!
att
withney
soul-littlecorner.blogspot.com

Marie y Vallery dijo...

Que bueno *__* me encnata pensaba que me iba a pasar algo cuando pasa lo del terremoto jajaja muchas gracias por avisarnos del o-shot ^^ un beso guapa!

Emperatriz dijo...

Hola, me encanto, que buen one Shoot, me gustarón bastantes las imagenes ^^

Besos, gracias por invitarme

nora dijo...

wow....omg.... quede en shock con lo del terremoto y despues awwww con el chamo...(y se tiene que llamar carlos como el mala conducta de mi hermano wtf) ay chama te la comiste en serio...

p.d. si vas a hacer 2 parte.... pues que la tipa le ponga caracter y que lo haga estudiar jajajaja

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...