Seguidores

sábado, 29 de enero de 2011

5: Todo final es un comienzo.

  Cuando llegue a la escuela, Quil estaba sentado en la messa de una chica que se llamaba Becca, la cual siempre le habia gustado. Por eso se habia empezado a poner franellas que marcaran sus musculos. Era un idiota, si, pero por una buena causa.

-...Y ahi estaba yo, con mi Harley del '86... - Decia Quil, cuando lo agarre or un brazo y lo jale.
-Si, claro. Tu no tienes ni un triciclo, Quil. Permiso, Becca - Dije.
-Hey, Que te pasa? Casi salia conmigo! - Dijo Quil, visiblemente enojado.
-Lo siento, es imprtante. Necesito ayuda, hermano. No se como ayudar a Bella a superar su depresion.
-Jacob, dale espacio. Apenas fue ayer cuando el Cullen la dejo. Si te quiere, ella vendra a t, ok?
-Ese es el problema. Ella no vendra. Ahora esta demasiado traumatizada como ara hacer nada.
-Si, como sea. Mira, te quiero ayudar, pero ara eso tengo que estar feliz. Y sabes que me hace feliz? Esa chica. Asi que, si me disculpas... - Dijo el, mientras se soltaba de mi agarre y regresaba con Becca.

  Yo fui a sentarme en mi mesa, esperando a que el señor Simons llegara de una vez. Como por arte de magia, el aparecio por la puerta en ese momento, un poco sonrojado. Habia fuertes rumores sobre "aventuras antes de clase" de el con la señorita Gilbert, la enfermera de la escuela. Pero bueno, estaban en todo su derecho, mientras no los descubriera el director Martins. Luego de 90 minutos de la clase de historia mas aburrida de la historia, si me permiten el juego de palabras, iba de camino al gimnasio para la clase de ed. Fisica, cuando una chica me saludo. Se llamaba Gabbrielle Saunders, y la conocia de mis claes de biologia y ed. Fisica. A veces nos saludabamos, pero nunca habiamos hablado mucho. Tenia una hermosa melena castaña oscura, y el sol le dejaba reflejos rojizos. Piel cobriza y suave, con ojos avellanas y labios carnosos. Era bonita, en realidad.

-Hola Jacob, como estas? - Me saludo.
-Bien y tu? Que mas? - Respondi.
-Todo bien, como siempre. Hey, oi lo de Bella. Has hablado con ella? Como lo lleva?
-Bueno, ayer la vi, y estaba muy palida y desganada. Si no la hubiera visto hablar, hubiera pensado que estaba muerta - Intente sonreir, pero me salio una triste mueca.
-Si, me imagino - Sus palabras fueron cortadas por el silbato de la rofesora Sparks. Con su cabello corto de chico, y sus pantalones deportivos abultados, sinceramnete no parecia una "profesora".
-Buenos dias, alumnos. Hoy haremos practicas y ejercicios en parejas. Y no, Stevens, no pueden ser trios - Dijo, antes de que Daniel Stevens pudiera comenzar a hablar.
-Hey, quieres estar conmigo? - Me pregunto Gabbe.
-Claro. Eres buena en volibol?
-Para nada. Espero que tu si.
-Soy bueno en todo lo que requiera actividad fisica - Respondo, alardeando un poco.

  Empezamos el calentamiento. Gabbe lo estaba haciendo bien, pero cuando llevabamos 10 minutos trotando ya se veia sonrojada, a pesar de su tez oscura, y se notaba el esfuerzo que hacia. Empezamos con el volibol, y ahi si que no era ten buena. Nos paramos, y yo les di algunas tecnicas para que jugara bien. Ya cuando estaba devolviendo todas mis pelotas, de repente se empezo a tambalear, y acto seguido se desplomo e el suelo.
  Corri a su lado y le tome el pulso. Lo tenia un poco retardado, y antes de siquiera pensarlo, la tome en mis brazos y la lleve a la enfermeria. No pesaba mucho, y ella estaba muy debil, creo que apenas respiraba. Cuando llegue a la enfermeria, la puerta estaba cerrada con llave, y tuve que llamar un par de veces antes de que la srta. Gilbert, con la ropa arrugada y un poco despeinada nos abriera. Entonces acoste a Gabbe en una camilla. Vi al sr. Simons, terminandose de ponerse su cinturon y con la ropa tambien un poco arrugada. Trate de ignorarlo, y de no pensar en la escenita que seguramente "se monto" aqui.

-Si, que necesitan? - Pregunto la srta. Gilbert, tratando de esconder (sin exito) su molestia.
-Mi compañera se desmayo cuando estabamos jugando volibol, y antes habiamos trotado - Respondi.
-Ok, ya le mido la presion - Saco un presiometro, le tomo la tension y anoto algo en un papel.
-Tiene la tension baja. Hay que dejarla descansar. Tu puedes voler a ts clases, chico, pero primero tienes que darme sus datos.

  100 minutos despues, yo estaba con Quil y Embry en la mesa del almuerzo, comiendo pizza fria.

-Hey Jake, es cierto que le diste un pelotazo a Gabbrielle Saunders  y despues la besaste dandole respiracion boca a boca? - Dijo Embry.
-Que? No! Donde oiste eso? - Pregunte.
-Quil me dijo - Dijo Embry, poniendo cara de inocente.
-Quil? Quien te dijo? - Dije, mas divertido que molesto, debo admitir.
-Todo el mindo lo esta diciendo. Hasta el entrenadora Sparks - Respondio el.
-Eso no importa. o qe de verdad importa es si de verdad paso - Dijo Embry.
-No.Solo se desmayo y yo la lleve a la enfermeria.
-Ah, ok... - Respondio el, y le guiño un ojo a Quil - Y que hicieron en la enfermeria? He oido que las camillas de ahi son multiusos.
-Nada. Estaba desmayada. Y de haber estado despierta, la srta. Gilbert estaba ahi.
-Eso no importa. Todos sabemos que ella y el sr. Simons usan esas camillas todo el tiempo, y no hablo de ninguna enfermedad cronica.
-Bueno, no paso nada! Que quieren que les diga? - Reclame.
-Mmm, me gusta mas le version publica. La seguire contando - Dijo Quil para si mismo.
-Por mi parte, creo que deberias haberlo hecho. Excepyuando la parte en que casi le arrancas la cabeza con el balon, por supuesto. Ella es linda, y esta interesada en ti - Dijo Embry.
-Tu crees? Apenas y la veo - Respondi.
-Si, pero ella se ilumina cuando te ve. Tienes que aprender a reconocer las señales, chico. Si no, te quedaras virgen por el resto de tu existencia.
-Y no queremos que eso pase, verdad? - Dijo Quil.
-No, claro que no. Les aseguro que no pasara - Respondi, con una sonrisa un poco fiera. A decir verdad, no se de donde salio todo eso.
-Oh, nuestro Jake esta decidido. Que dices, Quil. Lo ayudamos? - Pregunta Embry, dandole un codazo en la costilla a Quil.
-Ya estoy en eso. Gabbe!! - Grito Quil. Gabbe estaba sentada a dos mesas con una chica que no reconoci. Cuando ella volteo, Quil le hizo un gesto con la mano pra que se acercara, y ella se paro al borde de nuestra mesa.
-Por que no te sientas un rato con nosotros? - Dijo Embry, aparentando formalidad, educacion y toda esa mierda barata.
-Ok... Que hay chicos? - Respondio ella sentandose a mi lado, un poco extrañada.
-Mmm, lo de siempre. Como estas? Oi que estuviste en la enfermeria - Dijo Quil.
-Es que me desmaye jugando al volibol con Jake - Respondio - Creo que no soy buena.
-Jacob puede ayudarte - Dijo Embry. Casi pude ver como se encendia la bombilla sobre su cabeza - Verdad?
-Yo, eh... - Empece a decir, pero Quil me corto.
-Claro que puede. Este viernes en la noche esta libre. Te puede enseñar a jugar - Dijo Quil.
-En serio? Puedes practicar conmigo? - Pregunto Gabbe. Si era cierto, se le iluminaba el rostro cada vez que me veia! Que demonios, pense.
-Si, por supuesto. Ven a mi casa a las 5 - Le dije.
-Claro, ahi estare. - Dijo, y se fue con la chica de la otra mesa.
  Yo me voltie hacia mis amigos.
-Gracias. Pero no lo vuelvan a hacer - Les dije.
-Bromeas? Eso fue genial! - Dijo Quil.
-Si, deberias estar besando nuestros lindos traseros - Respondio Embry a su vez.
-Besare sus traseros el dia que me convierta en un gigantesco animal peludo - Dije, aunque si me alegraba de salir con Gabbe.
-Solo digo que hicimos algo bueno por ti, chico - Dijo Quil - Esto puede ser el comienzo de algo.

1 comentario:

brujaMar dijo...

Hola, interesante la forma en que nos relatas, muy expresivo y casi se puede ver las situaciones, excelente estilo para relatar, en serio, saludos desde Bsas., Argentina,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...